En la biblioteca vive el Mono de la Tinta. Se esconde entre mis libros y acecha mis tinteros. Cuando cree que no lo veo, olisquea mis lapiceras. Se trepa a una pila de libros y, por sobre mi hombro, trata de adivinar qué escribo. Escucho su respiración acompasada, anhelante, mientras lee. Lo sospecho en puntas de pie, haciendo equilibrio, pero, cuando me doy vuelta, siempre desaparece.

Dos cosas le gustan sobremanera: La tinta y las historias.

El otro día, al caer el sol, me acerqué silenciosamente. Me escondí en las sombras, detrás de las cortinas. La noche avanzaba lenta como el río espeso de mis sueños.

Entonces, cuando ya casi se me cerraban los párpados, lo vi: se acercó canturreando una cancioncita pegadiza y destapó todos los tinteros en un bailecito alegre. Después, sentado sobre sus patas sacó una historia del tintero con sus dedos largos.

“Había una vez…”. Y la tinta, sangre del cuento, se deshizo en gotas negras sobre el piso, desmigajándose en mil historias de dragones, de caballeros, de batallas, y en la historia de un mono que bebe tinta, una tinta negra y brillante, como los ojos negros del Mono de la Tinta

Gabi Casalins, septiembre de 2013

miércoles, 19 de marzo de 2014

UNA CITA CON LOS LIBROS… UN ENCUENTRO DE LECTURAS



El día 15 de marzo asistimos a una cita muy especial. Un encuentro con libros y con lecturas.  El encuentro  se dio en la ciudad de Ensenada y fue  organizado por las profesoras Marcela Ramírez y  Liliana D’Agustini,  directoras del Portal de los Libros. Este sitio cumple dos años de existencia y sus promotoras reciben cálidamente a los lectores quienes nos dispusimos  a recorrer con la vista y con el corazón palabras, ilustraciones, miradas y, por qué no, silencios.
En un segundo momento se nos invitó a reunirnos en círculo y desde ese instante ingresamos  a  otra dimensión: Marcela abrió el libro y un poema para curar a los peces nos cobijó y nos llevó al mundo de los versos, del canto y de la poesía.  Adrián, en el poema para curar a los peces  de Jean – Pierre Simeón, recorre su entorno buscando dar con la respuesta sobre  qué es un poema y de esa manera salvar a su amigo pez.  El niño al igual que un  antiguo filósofo va peregrinando en busca de la respuesta. Y los lectores fuimos  descubriendo a través de la lectura todo lo que sabe a un poema. 
Los invitamos a recorrer las páginas de este hermoso libro y aquí dejamos solamente unos versos que son caricias que sanan el alma:

Un poema
Pone las palabras del revés
Y ¡ale hop! el mundo es nuevo



No hay comentarios:

Publicar un comentario